fbpx

Cuando se trata de mantener una práctica de yoga constante, muchas personas me dicen que no tienen tiempo suficiente y eso suele suceder porque en su mente, limitan el yoga a esos 30 o 90 minutos que pasan sobre su esterilla.

Aun así, la vida te brinda un sinfín de oportunidades para practicar el yoga en cada momento y entenderlo ante todo como una serie de actitudes que te ayudan a relacionarte mejor con el mundo que te rodea y contigo mismo.

Hoy te quiero hablar del Karma yoga, también conocido como el yoga de la acción. El Karma yoga es un camino que se adapta muy bien al ritmo agitado del mundo moderno, enseñándote que incluso las actividades más comunes y corrientes pueden convertirse en una práctica de yoga.

1. ¿Qué es el Karma yoga?

Uno de los promotores del Karma yoga más conocidos en el occidente es Mahatma Gandhi, quien dedicó toda su vida a unos ideales humanitarios impresionantes. Gandhi decía que la mejor manera de encontrarte a ti mismo es poniéndote al servicio de los demás.

En el mundo moderno, la idea de ponerse al servicio de los demás está asociada con el voluntariado o con ayudar a los demás sin pedir nada a cambio. Todo eso es perfectamente coherente con los principios del Karma yoga.

Karma yoga

Aun así, el concepto es mucho más amplio y para que lo entiendas mejor, exploraremos algunos pasajes del Bhagavad Gita, un texto de referencia en la cultura hindú que describe en profundidad la idea de Karma yoga.

Según el texto, el Karma yoga implica llevar a cabo las tareas y actividades que te corresponden en esta vida (dharma) sin apegarte a los resultados de tus acciones (karma).

En otras palabras, avanzar con dedicación, entusiasmo y dando lo mejor de ti en el camino que has escogido y al mismo tiempo, renunciar a todas tus expectativas.

La idea de renuncia ha sido muy presente en el ámbito yogui a lo largo del tiempo, especialmente en las épocas marcadas por el ascetismo. Aun así, renunciar no implica necesariamente irte a una montaña para meditar, sino vivir en el mundo manteniendo una actitud constante de desapego. En el Bhagavad Gita, la idea de renuncia tiene dos matices:

¡Únete a esta comunidad de valientes!

 

¡Recibirás mi guía gratuita, descuentos y contenidos totalmente exclusivos!

 

  • Renunciar a las acciones motivadas por deseos egoicos (sannyaasa), o en otras palabras, analizar si tus deseos u objetivos realmente te traerán esa felicidad interior que buscas.
  • Renunciar a los resultados de tus acciones (tyaga), o en otras palabras, desapegarte de la meta final y enfocarte más en vivir el proceso.

Al mantener esta actitud interna de renuncia, logras purificar tu mente y avanzar en tu camino personal y espiritual.

Este es un artículo que he publicado como autora invitada en otro blog. Puedes leer el artículo completo en este enlace

2. La acción egoica en la sociedad actual

3. Los principios del Karma yoga

4. Claves para aplicar el Karma yoga en tu día a día