fbpx

Cultivando la percepción supramental

Cultivar consciencia implica desarrollar la capacidad de percibirnos a nosotros mismos y percibir el mundo que nos rodea desde un espacio interno que se encuentra fuera de la mente.

A menudo caemos en la trampa de confundir la auto-consciencia con un proceso en el que observamos nuestra mente y su contenido, desde la mente. Esto es exactamente lo que ocurre en un proceso de análisis psicológico, donde nos polarizamos hacia un polo o hacia una manifestación muy específica de nuestra psique, para poder observar el polo opuesto y auto-analizar nuestros comportamientos y tendencias. En pocas palabras, nos movemos en el dominio de la relatividad y la subjetividad…

En cierta medida, esto nos ayuda a resignificar las experiencias y las situaciones que vivimos (atribuirles un significado diferente), pero es un proceso que también tiene muchas limitaciones: observar la mente desde la mente es una tarea subjetiva que nos lleva a sacar conclusiones totalmente relativas.

En cambio, activar la percepción supramental nos permite comprender el mundo desde otra perspectiva – una perspectiva libre de condicionamientos y filtros mentales.

La diferencia entre la percepción mental sensorial y la percepción supramental

Cuando analizamos el mundo desde la percepción mental sensorial, nuestro enfoque está en los objetos que percibimos. Nuestra mente se pierde constantemente en las formas y las características de los objetos que percibimos con los 5 sentidos, ya sean objetos externos o internos (pensamientos, sensaciones, emociones).

La tendencia inercial de relacionarnos con el mundo desde la mente sensorial tiende a alejarnos de nuestra verdadera naturaleza. Esto se debe al hecho de que la percepción mental sensorial es un movimiento hacia afuera: enviamos energía hacia los objetos de percepción y nos perdemos por completo en los objetos que percibimos; nuestra mente salta constantemente de un objeto a otro –  un movimiento compulsivo de la mente mono.

La mente sensorial puede ofrecernos solamente una perspectiva fragmentada y limitada acerca de la realidad. Vemos lo que somos, porque filtramos los objetos que percibimos a través de nuestros propios filtros mentales. No vemos la totalidad de las cosas, vemos selectivamente (vemos lo que queremos y podemos ver).

Cuando activamos nuestra percepción supramental, el enfoque cambia desde los objetos percibidos hacia el proceso de percepción (¿quién percibe los objetos?).

Por ejemplo, si contemplo una flor o un paisaje a través de la mente sensorial, van a surgir de forma casi instantánea una serie de pensamientos que describen ese paisaje o esa flor: su color, su fragancia, el tipo de flor, los recuerdos que me trae, las asociaciones que mi mente realiza respecto a esa flor, etc.

Por otro lado, si contemplo la flor con una percepción más amplia, de repente me convierto en esa flor y comprendo totalmente la experiencia de ser una flor: el observador – el proceso de percepción – y el objeto percibido colapsan en una experiencia unitaria o inclusiva, donde ya no importa tanto lo que percibo e importa más ser consciente de que tengo la capacidad de percibir.

En ese instante, logro hacer un cambio fundamental desde la percepción mental sensorial habitual, hacia una percepción supramental, mucho más directa y real. Es como una gran apertura de consciencia que me permite mirar a través de las cosas, yendo a su esencia.

Al entrenar esta percepción, el SER humano puede lograr una intimidad o unión profunda con lo que es, tal y como es, porque todos los filtros mentales desaparecen.

Esto nos lleva a una comprensión directa de la realidad, que no depende del contenido de nuestra mente. Esta es la esencia de muchas prácticas contemplativas o de desarrollo de la consciencia.

Cada vez que nos perdemos en los objetos que percibimos, estamos atrapados en la jaula de la mente discursiva o analítica y desde ese plano, hay muchas cosas que se nos escapan porque no podemos comprenderlas con la mente sensorial.

Ejemplos de técnicas para activar la percepción supramental

Hay muchas técnicas formales y ejercicios que podemos utilizar, pero me gustaría enfatizar que la idea no es aislarnos por completo de los estímulos sensoriales; se trata más bien de utilizar cualquier estímulo u objeto de percepción como una oportunidad para seguir reforzando esta nueva forma de percibir el mundo.

¿Y cómo aplicar esto en la práctica?

El primer paso sería familiarizarnos con la mirada vacía o esa mirada periférica, desenfocada que puede abarcar simultáneamente todo lo que existe frente a nosotros, sin poner el foco en algo en particular.

Mantienes tu cuerpo inmóvil, miras hacia adelante y en vez de enfocarte en los objetos percibidos, te enfocas en el acto de percibir.   

Si repites esta dinámica, llega un momento en el que surge automáticamente un click interno que te lleva desde la consciencia mental, hacia una consciencia supramental.

Cuando percibes a través de la mente sensorial, surgen pensamientos y etiquetas: lo que percibo es rojo, azul, bonito, feo, grande, pequeño, agradable, desagradable, etc.

Cuando percibes desde una estructura interna supramental, el acto de percepción pasa a un primer plano.

La mirada vacía o desenfocada es un ejercicio básico que puedes incorporar en tu vida para comprender de forma experiencial la diferencia entre la percepción limitada de la mente sensorial y la percepción supramental expansiva.

Existen algunas claves que te pueden ayudar al principio, por ejemplo, mantener tu cuerpo físico completamente inmóvil y tratar de no parpadear demasiado.

Cuando apagas la percepción mental sensorial y te anclas en la percepción supramental, automáticamente tu mirada física se vuelve periférica, es como una mirada vacía o perdida.

Te invito a explorar esto en la práctica…

Deja un comentario

Responsable: Laura Serghiescu. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign suscrita al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos. Encontrarás más información en la Política de Privacidad