fbpx

Contemplación sobre la libertad interior

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Te has preguntado alguna vez que significa ser realmente libre?

🌸La libertad ha sido y es un valor principal para mi, sin embargo mi concepto de LIBERTAD ha evolucionado mucho con el tiempo.

Hoy te propongo una contemplación para reflexionar en profundidad acerca de este tema.

Puedes escucharla abajo o leer la transcripción.

La mayoría de los seres humanos, caminamos por la vida creyendo que somos libres porque podemos tomar nuestras propias decisiones, tenemos el libre albedrío de dirigir nuestras vidas en una determinada dirección, decidir qué carrera queremos estudiar, escoger con quién queremos relacionarnos y muchas otras pequeñas elecciones que hacemos todos los días.

Aun así, esta percepción acerca de lo que significa ser libre se queda solamente en la superficie de la experiencia y tiene varias limitaciones.

La mayoría de nuestras decisiones y acciones están basadas en una construcción del YO que proviene del pasado y que muchas veces es incapaz de mirar la experiencia presente con objetividad, con asombro y con esa frescura que surge cuando dejamos de interpretar, para simplemente entregarnos a lo que ocurre en cada momento.

Nuestro sentido de libertad está en realidad muy condicionado por las estructuras mentales, emocionales, energéticas o incluso físicas que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida actual y tal vez, nuestras vidas pasadas.

Pensamos que al conseguir algo externo nos sentiremos más libres y felices, pero al final, nos convertimos en esclavos de nuestros ideales y deseos.

Una manera excelente de entenderlo es a través de la metáfora del Observador y lo Observado.

Podríamos decir que en nuestro campo de percepción, surgen en cada momento una gran variedad de objetos, por ejemplo, sensaciones físicas, pensamientos, ideas, emociones, o incluso objetos concretos que percibimos con los sentidos. Todo esto pertenece al ámbito de lo observado.

¿Y la pregunta que surge aquí es, quién observa todo esto?

A veces, nadie, porque estamos completamente absortos e identificados con la forma, los pensamientos, las sensaciones, y las fluctuaciones que experimentamos debido a los estímulos que nos llegan constantemente del exterior.

Creemos que somos lo que pensamos o lo que sentimos y nuestra percepción se mueve constantemente de un objeto a otro, de forma cíclica, fluctuando entre dos polos opuestos (hoy estoy feliz, mañana ocurre algo y me pongo triste, hoy me siento bien, mañana me siento mal y así sucesivamente).

Esto es perfectamente normal, ya que la energía se transforma en cada momento. Por otro lado, la consciencia permanece estable e inamovible, como una pantalla o un trasfondo en el que surgen distintas experiencias.

Y dentro de nosotros existe este nivel de percepción a través del cual podemos observar despegadamente la experiencia, sin identificarnos tanto con las formas que esta toma en un determinado momento. 

Si tuviéramos que explicar este nivel de percepción, tal vez las palabras más cercanas serían el silencio interno, la presencia o esa conexión íntima con la vida. Desde este espacio de presencia y conexión, podemos percibir de manera objetiva y desapegada todas las fluctuaciones de la forma.

Esta actitud de observador desapegado nos permite relacionarnos con las situaciones y los cambios constantes que ocurren en nuestras vidas desde la neutralidad porque nuestra percepción deja de ser nublada por esquemas mentales, interpretaciones y juicios que muchas veces son totalmente subjetivos.

En vez de analizar e interpretar constantemente los cambios de la forma, nos convertimos en el espacio infinito que contiene y sostiene cualquier experiencia, ya sea agradable o desagradable.

La consecuencia de esto es que empezamos a experimentar la vida con más frescura, siendo mucho más conscientes de que, en cada momento, tenemos la libertad de elegir lo que queremos pensar y cómo queremos actuar…

Nuestras respuestas frente a diferentes situaciones dejan de ser reacciones automáticas inconscientes, para convertirse en respuestas cada vez más conscientes y asumidas, ya que profundizamos en ese espacio de presencia y atención plena que existe entre cada estímulo que nos llega del exterior y la respuesta que nosotros damos.

El objetivo del Yoga y las prácticas meditativas en general es ayudarnos a salir de la identificación con la forma y restaurar esta simplicidad en nuestra percepción.

La palabra “Yoga” en sí significa “unión”, haciendo referencia a un estado de unidad primordial con la experiencia, que nos permite ver la realidad tal y como es, sin distorsionarla a través de nuestros filtros personales. Esto genera un nivel de libertad mucho más profunda y auténtica porque ya no estamos a merced de nuestra psique o de los condicionamientos del pasado.

Para realizar este cambio de percepción, en la mayoría de los casos necesitamos una práctica formal diaria, ya que, si llevamos 20, 30 o 40 años viviendo en la completa identificación con nuestro mundo mental-emocional, es normal que nuestro estado más frecuente sea la identificación porque lo hemos normalizado.

Muchas veces, salir de ahí implica empezar a implementar nuevos hábitos y prácticas para darle una vuelta a nuestra percepción y finalmente, poder transferir y estabilizar este estado de consciencia o presencia en la vida cotidiana.

Con esta nueva visión, entendemos que la verdadera libertad interior no significa hacer lo que queremos cuando lo queremos, es más bien un cambio interno de percepción que nos lleva hacia la aceptación plena del momento presente y de todas las experiencias que la vida pone en nuestro camino.

Esa es la verdadera libertad interior del ser.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Responsable: Laura Serghiescu. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign suscrita al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos. Encontrarás más información en la Política de Privacidad