fbpx

¿Cómo alquimizar y transmutar tus estados de ánimo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Yoga nos enseña varias reglas básicas de alquimía interior que nos permiten transmutar distintos estados de ánimo y obtener maestría sobre la energía mental, emocional, vital y espiritual…

La mayoría de las personas asocian su estado de ánimo con una condición que existe en el entorno inmediato o en el mundo externo.

  • Estoy triste PORQUE mi pareja se ha ido…
  • Estoy preocupada y estresada DEBIDO A un proyecto laboral…

Definitivamente, no podemos controlar todas las fuerzas universales que determinan las experiencias que ocurren en nuestras vidas. Pero si podemos modular la reacción interna que tenemos frente a esos acontecimientos.

Nada externo en sí tiene la capacidad de alterar nuestro estado interno.

Para que esta frase se convierta en una realidad en nuestro día a día, necesitamos llegar a cierto nivel de maestría interior y ser capaces de enfocar nuestra energía mental y emocional para transmutar las frecuencias densas en frecuencias más elevadas.

En Yoga, aprendemos a realizar este proceso de alquimía interior en todos los niveles del ser: cuerpo físico, energético, mental-emocional, y espiritual.

El resultado es una transformación duradera que nos lleva hacia la verdadera libertad interior – un nuevo nivel de consciencia en el que nuestro bienestar interno deja de estar condicionado por los colores o los matices de las experiencias que vivimos en la vida cotidiana.

Concretamente, ¿Qué puedes hacer para transmutar un estado de ánimo denso en uno más elevado?

1. Toma de consciencia

El primer paso sería la toma de consciencia y es aquí donde mucha gente falla.

Vivir de prisa o en piloto automático impide que seamos conscientes de las emociones, los pensamientos y las dinámicas mentales que alimentamos día tras día.

Nos identificamos por completo con esas dinámicas y llegamos a creer que somos lo que sentimos o lo que pensamos.

Eso impide crear una distancia entre el movimiento energético que nos atraviesa en un determinado momento (ya sea emoción, pensamiento, sensación) y esa parte del SER que contiene y observa estas experiencias.

Para fomentar la toma de consciencia es importante cultivar momentos de presencia y silencio en el día a día, realizar prácticas de meditación o emplear cualquier otra técnica de conexión que potencia la auto-observación.

Al entrar en la consciencia del testigo interno, salimos de la identificación y entendemos que esa parte de nosotros que siente, piensa y se engancha con las dinámicas del mundo mental-emocional, no es TODO lo que somos. Existe una dimensión mucho más profunda dentro de nosotros en la que TODO es constante y no hay fluctuaciones.

2. Aceptación plena

El siguiente paso sería la aceptación plena de nuestros estados de ánimo, o en pocas palabras, en vez de ponernos a luchar contra lo que es, tener la capacidad de abrazar y aceptar las experiencias en el momento en el que surgen.  

Esta capacidad de sostener las experiencias, incluso las que catalogamos como malas o negativas, es justamente lo que nos permite trascender la identificación con nuestros estados de ánimo.

A veces no es tan fácil sostener emociones intensas, desagradables, o que producen dolor, pero mientras más fortalezcamos nuestro cuerpo energético, mejor podremos gestionar estas experiencias.

Un cuerpo energético fuerte nos permite canalizar y sostener energías muy intensas sin caer en la identificación, simplemente siendo conscientes de la sensación que aparece y permitiendo que fluya libremente a través del campo energético.

En este sentido, es importante también revisar qué tipo de creencias tenemos sobre las emociones negativas o los estados de ánimo densos.

Muchas personas interesadas en desarrollo personal, caen en la trampa de percibir los estados densos como “menos espirituales” o “menos dignos de ser sentidos”.

Pero obviamente no es así. Sabemos que, en esta realidad dual, todo tiene polaridad y cada experiencia tiene su opuesto.

La alegría no es superior a la tristeza ni la tristeza es inferior a la alegría.

Son polos de una misma energía que se manifiesta en distintas frecuencias.

Al soltar esas creencias, nos liberamos de las cargas internas que nos indican “cómo deberían de ser las cosas” y nos abrimos a experimentar la vida con otros ojos.

3. Liberación

El tercer paso, la liberación de las emociones o los estados que nos atraviesan es un paso bastante automático si hemos realizado los primeros dos: la toma de consciencia y la aceptación plena.

Normalmente, mientras más presentes estemos con una emoción, más podremos soltarla y permitir que fluya a través de nosotros sin alterar nuestra condición o estado interno.  

Por otro lado, si caemos en la identificación o tratamos de batallar contra lo que sentimos, bloqueamos la energía y reforzamos más esa emoción, ese estado de ánimo o esa dinámica mental negativa.

4. Invocar un estado o una emoción contraria

Finalmente, si al realizar todos estos pasos, uno sigue enganchado en dinámicas destructivas, otra opción seria invocar un estado contrario.

Esta práctica es conocida como pratipaksha bhavana, la técnica de los opuestos e implica recrear un estado de ánimo contrario al que estamos experimentando en un determinado momento.

  • Si estoy triste => puedo tratar de recrear un estado interno de felicidad o alegría en mi campo energético, invocando las sensaciones asociadas con ese nuevo estado y sintiéndolas en el cuerpo.  

Esto no significa que el estado inicial sea peor y el nuevo sea mejor.

Simplemente estamos realizando un ejercicio de transmutación o alquimía interior que nos permite obtener maestría sobre nuestros estados internos.

Cuando aprendemos a jugar con esto en el día a día, tenemos la realización profunda de que nuestros estados de ánimo no son permanentes y que, en realidad, somos mucho más que eso (esta comprensión va más allá de lo conceptual).

Encontramos una dimensión interna de presencia y observación en la que las cosas simplemente son. No tienen colores, juicios o etiquetas asociadas.

Desde ese espacio, podemos permitir que las experiencias nos atraviesen y fluían a través de nosotros, sin resistencia.

Versión narrada del artículo =>>>

Si te ha gustado, comparte este post con alguien que podría beneficiarse.🥰🙏 ❤️ 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

4 comentarios en “¿Cómo alquimizar y transmutar tus estados de ánimo?”

  1. Maravilloso! Pienso que estos conocimientos deberíamos recibirlos desde el jardín de infancia, el kindergarten o preescolar, seríamos seres más integrados con nosotros mismos, conscientes que el dolor así como el placer son dos grandes maestros.
    Una vez más, Gracias Laura por tu excelencia.
    Un abrazo

    Responder
    • Hola Eduardo,

      Definitivamente, el mundo sería un lugar muy distinto si aprendieramos todas estas cosas en el kinder. Pero todavía existe esperanza.

      Un abrazo enorme para ti y me alegro de que te haya servido.

      Responder

Deja un comentario

Responsable: Laura Serghiescu. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign suscrita al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos. Encontrarás más información en la Política de Privacidad