fbpx

Santosha, el segundo Niyama descrito por Patanjali en los Yoga Sutras es una actitud general de estar contenta o satisfecha. A primera vista, Santosha parece ser la recomendación más accesible en el código de yoga ético y moral. Esta actitud nos sugiere estar siempre lo más satisfechas posible, independientemente de las circunstancias.

¿Pero es esto tan fácil? Si lo fuera, ¡todo el mundo sería muy feliz! De hecho, en la sociedad contemporánea, la insatisfacción y la incesante búsqueda exterior son como unas plagas que envenenan el alma y la vida de muchas personas.

Patanjali afirma en los Sutras, que la felicidad suprema brota de la satisfacción, o en otras palabras, cuando logramos consolidar la actitud de estar contentas en cualquier situación de vida.

A continuación, veremos algunas implicaciones prácticas de este Niyama y exploraremos varias claves para cultivar la actitud de Santosha en el día a día.

1. Matices de Santosha

Santosha es una actitud yogui que implica ver siempre el lado bueno de las experiencias que vivimos. Aunque a veces parece que no tenemos control sobre las circunstancias que se presentan en nuestra vida, sí podemos controlar nuestra actitud frente a un determinado suceso.

En última instancia, día tras día estamos tomando decisiones que nos llevan ya sea a perpetuar nuestro propio sufrimiento o drama personal, o a aceptar la vida, tal y como es.

santosha contento felicidad

1.1. Santosha y la ecuanimidad

Desde este punto de vista, Santosha está basada en el estado de igualdad o ecuanimidad: estar contenta y serena cuando todo va bien, pero también cuando va mal; cuando estás sana, o cuando sientes dolor, cuando llueve, o cuando sale el sol, etc.

En este sentido, Santosha no es solo una aceptación pasiva o resignación frente a las circunstancias en las que te encuentras. Más bien, es una aprobación activa de las circunstancias que te permite sacar el máximo provecho de cada situación.

Desde luego, el camino de desarrollo personal y espiritual implica ciertos retos. Cuando eres capaz de mantener el equilibrio interior a pesar de los inesperados golpes de la vida, estás madurando desde el punto de vista de Santosha, y te conviertes en un Ser cada más ecuánime y desapegado. Esta cualidad es absolutamente necesaria para cruzar con dignidad y gloria todos los obstáculos que aparecen en el camino de evolución espiritual.

¡Únete a esta comunidad de valientes!

 

¡Recibirás mi guía gratuita, descuentos y contenidos totalmente exclusivos!

 

A través de Santosha, cultivas una actitud que te permite ver la belleza detrás de todo lo que te sucede. Aprendes que el estado de plenitud y alegría se encuentra en tu interior y que ninguna fuerza externa puede eclipsar esta armonía interna.

1.2. Santosha, el momento presente, y la felicidad

El segundo Niyama también se encuentra en estrecha relación con la idea de vivir en el presente y apreciar lo que te toca vivir en este preciso momento. Muchas veces, desperdiciamos nuestra energía en arrepentimientos sobre el pasado, o en fantasías sobre el futuro, creyendo que nuestra felicidad depende de historias y dramas del pasado, o de objetivos y logros futuros. Pensamos en términos de:

  • Si no me hubiera pasado eso, podría ser feliz ahora…
  • Cuando haga esto o logre aquello, seré feliz…

En realidad, esta actitud es una ilusión de la mente. Solo puedes ser feliz AHORA. Si no eres capaz de ser feliz AHORA, nada de lo que hagas o consigas te brindará la verdadera felicidad. Tal vez experimentarás una felicidad de momento, condicionada por una determinada situación o un deseo que se convierte en realidad. Este tipo de felicidad es impermanente y poco duradera.

Santosha nos enseña que existe otro tipo de felicidad, mucho más profunda y duradera. Esta es la felicidad incondicional, sin objeto o motivo y está al alcance de cualquier persona, como veremos más adelante en este artículo.

santosha contento felicidad

1.3. Santosha y la práctica

Desde el punto de vista de la práctica yoga, la satisfacción o la actitud de contento es esencial. Cuando no estás en paz con lo que es, tal y como es, es muy probable que tu mente empiece a divagar y fantasear excesivamente con lo que fue o con lo que podría ser.

Esto despierta ansiedad, tensiones, conflictos internos (conscientes o inconscientes) que distraen y perturban la mente. En estos estados, la mente pierde su paz y su capacidad para concentrarse. Si la mente está perdida y enganchada en mil historias, la práctica espiritual se dificulta mucho.

2. Actitudes que infringen Santosha

Existen ciertas actitudes y tendencias que son totalmente incompatibles con Santosha. A continuación, veremos algunas de las semillas más comunes del descontento. Cuando leas estos ejemplos, tómate un momento para reflexionar si son actitudes que manifiestas en tu vida de manera frecuente.

  • La ira y la irascibilidad;
  • El resentimiento y la incapacidad de perdonar o dejar ir;
  • Los sentimientos de culpa relacionados con el pasado;
  • La sensación de que la vida es injusta;
  • El hábito de vivir anclada en el pasado o depender demasiado de objetivos futuros;
  • La frustración y el deseo de tener más, intensamente cultivados por la sociedad de consumo;
  • Cualquier tipo de miedo, estrés, y ansiedad;
  • La tendencia de hacer mil cosas a la vez, muchas veces desde un estado mental de agitación y prisa;
  • El hábito de criticar y juzgar;
  • El hábito de crear un drama alrededor de los eventos que suceden en tu vida.

santosha contento felicidad

3. Claves para cultivar Santosha en el día a día

Desde luego, Santosha es una actitud que puede ser cultivada o reforzada de manera activa y consciente:

3.1. Revisa las historias que te estás contando

Los humanos somos narradores naturales. La próxima vez que estés sentada en el tráfico, viajando en un metro o autobús, o esperando en una fila, tómate un momento para ver los pensamientos que pasan por tu mente. Lo más probable es que te hundas hasta las rodillas en una historia. Puede ser un artículo que leíste en la mañana, los planes que estás haciendo para el fin de semana, o un desacuerdo reciente con un amigo. De cualquier forma, es una historia.

Puede ser que no te des cuenta, pero estas historias son los lentes a través de los cuales interpretas el mundo. Si tu lente es verde, todo se ve verde. De la misma manera, si tu historia es negativa, es difícil obtener la positividad y en estos casos, Santosha puede parecer un sueño imposible.

En este sentido, es muy útil que te tomes el tiempo para escuchar y analizar tus historias, manteniendo siempre un papel de observadora. Una vez que comiences a familiarizarte con ellas, puedes empezar a verlas por lo que son: historias y nada más. Es así como logras crear una distancia entre tu historia y quién eres realmente.

A medida que esto sucede, encontrarás un espacio para vivir cada momento, aceptarlo como es, y asumir la responsabilidad de crear otro tipo de historias que reflejen tu Ser más elevado. Cuando tus historias reflejan la luz del Ser, Santosha empieza a cobrar fuerza en tu vida en forma de satisfacción y felicidad sin objeto.

3.2. Aprende a mirar siempre la mitad completa del vaso

El optimismo y el pensamiento positivo van de la mano con la actitud de Santosha. Hace miles de años, los yoguis conocían la importancia de los fenómenos de resonancia involucrados en los procesos mentales y de la fuerza inherente en cada pensamiento.

Para ellos, la transfiguración y el pensamiento positivo eran reglas de oro que no debían ser descuidadas ni subestimadas. La transfiguración te hace ver siempre la parte bella y buena de las cosas que te suceden y de los otros seres, impulsándote a buscar y descubrir armonía en todas partes.

En este sentido, es muy útil que revises tu diálogo mental y que refuerces dinámicas mentales positivas:

  • “Estoy segura de que tendré éxito.”
  • “Cada día estoy más contenta.”
  • “Estoy feliz con mi vida y confío.”

santosha contento felicidad

3.3. Cultiva los momentos de silencio profundo

Cuando te enfrentes con situaciones difíciles, aparentemente injustas, extrañas, aterradoras, confusas, absurdas, intenta desprenderte de tus pensamientos por unos momentos y cultivar el silencio profundo a través de la meditación.

Esta paz mental asociada con la meditación te ayudará a superar los momentos difíciles y a manejar tus impulsos de forma más fácil, manteniéndote siempre en un estado positivo.

3.4. Confía, confía, confía

La confianza profunda en la vida es otro prerrequisito para cultivar Santosha. Esta confianza se traduce en una especie de saber profundo:

  • Saber que la vida es tal y como tiene que ser
  • Saber que todo tiene un sentido
  • Saber que el Universo sabe exactamente lo que necesitas y siempre te cuida
  • Saber que lo que se te ofrece a menudo es exactamente lo que realmente necesitas, aunque no lo puedas entender
  • Saber que, si una puerta se cierra, se abrirán otras
  • Saber que todos los eventos de tu vida están de acuerdo con la voluntad Divina

Todas estas premisas te aseguran un estado genuino de satisfacción interior.

3.5. Aprende a reír más

El buen humor nos ayuda de maneras milagrosas y tiene un poder alquímico real. El sentido del humor es cultivado por todos aquellos que entienden el poder de la ley de resonancia.

Es muy beneficioso que desarrolles constantemente este lado de tu Ser y que te permitas reírte de ti misma o de las historias que te estás contando. Si sientes que te cuesta trabajo, puedes empezar mirando unas buenas comedias o leyendo bromas de calidad.

3.6. Revisa tus prioridades

Cuando careces de satisfacción en tu vida, es muy posible que tus prioridades estén fuera de control y que estés concentrando tu atención y tu energía en cosas que al final no importan mucho para ti, aunque a priori parezca que sí. Y como en realidad no importan tanto, encuentras muy poca alegría en lo que estás haciendo.

En este sentido, es esencial que reflexiones acerca de lo que es realmente importante para ti, qué te hace feliz, qué te apetece, qué te ilusiona, etc., y que priorices estos aspectos en tu vida diaria.

El hombre sabio es feliz en el infierno, mientras que el necio también sufre en el Paraíso.

 

Y a ti, ¿qué es lo que te impide estar contenta y feliz? Te animo a que me lo comentes más abajo, en la sección de comentarios.

 

Otros artículos de la serie Yama y Niyama:

[YAMA & NIYAMA] TAPAS – ¿CÓMO CULTIVAR DISCIPLINA Y FUERZA DE VOLUNTAD?