fbpx

¿Por qué estoy aquí? es una de las preguntas más frecuentes que todos nos hemos hecho por lo menos una vez en la vida. Seguramente has tenido que responder esta pregunta para poder tomar decisiones y elegir un determinado rumbo.

En vez de ser auténticas, muchas veces las respuestas que te has dado a ti misma han sido condicionadas por tu ego y tus creencias, por las pautas mentales que has ido aprendiendo durante tu vida, y finalmente, por tu entorno, que se encargaba de dictarte cómo y qué deberías ser.

Poco a poco, perdiste la conexión con tu verdadera esencia y caíste presa en el olvido: los condicionamientos provenientes de tu exterior y la identidad de tu propio personaje han tomado el control sobre tus acciones y decisiones.

Puede ser que estas influencias te hayan llevado hacia una ocupación totalmente respetable, pero no necesariamente alineada con tu propósito de vida.

En este artículo, exploraremos el concepto de dharma; las cuatro claves para acercarte a tu propósito de vida; la diferencia entre crear desde el ego y desde la esencia; y finalmente, seis consejos para manifestar tu propósito desde el alma.

1. Dharma y propósito de vida

La idea de propósito de vida está presente en varias tradiciones espirituales bajo el concepto de dharma. Esta palabra abarca varios significados, refiriéndose por un lado a las enseñanzas budistas, y por otro lado, a una ley universal que gobierna el cosmos.

A nivel individual, representa una forma de vivir y de actuar que te acerca a la autorrealización. Encontrar y manifestar tu propio dharma te pone en resonancia con un propósito mayor, facilitando tu proceso de evolución personal y espiritual.

Cuando realmente despliegas tu propósito, estás alineada con la consciencia universal - la fuente de toda manifestación. El entusiasmo y la plenitud que eso te trae, no tiene nada que ver con el éxito y el bienestar; es una felicidad interna que te hace vibrar en cada paso que das.Haz click para twittear

Krishna decía en el texto Bhagavad Gita que es mejor cumplir tu propio dharma, incluso cuando no es tan fácil lograrlo, que tener éxito cumpliendo un dharma que no te corresponde.

Muchas personas terminan cayendo en la segunda categoría por varias razones como el conformismo, la falta de autoconocimiento, el miedo al rechazo, o la necesidad de pertenecer a un grupo social.

Encontrar y manifestar tu propósito de vida no sucede de la noche a la mañana. Es el rumbo de toda una vida, y requiere honestidad, valentía y compromiso.

¡Únete a esta comunidad de valientes!

 

¡Recibirás mi guía gratuita, descuentos y contenidos totalmente exclusivos!

 

Aun así, desde el primer momento en el que decides tomar ese rumbo, la plenitud emerge en tu vida, empiezas a experimentar dicha y satisfacción en todo lo que haces, y tienes una certeza interior de que eso es lo que habías anhelado siempre.

2. ¿Por dónde empezar? – las 4 claves para acercarte a tu propósito de vida

Algunas personas conectan con su propósito de alma manera natural y empiezan a caminar en esa dirección desde pequeñas. Otras personas se dejan llevar por la corriente, haciendo lo mismo que las masas, y tomando decisiones basadas solamente en la razón.

Lamentablemente, la mayoría de las escuelas se centran en cultivar nuestro lado objetivo y lógico, enfocándose muy poco en la parte más creativa e intuitiva, que está relacionada con quienes somos en esencia.

Más allá de la educación, otra razón detrás del “no sé qué hacer con mi vida” es la falta de un trabajo de introspección profunda que te ayude a descubrir tus dones y talentos- ese algo que te mueve por dentro, haciendo que tu alma vibre.

Recuerdo que durante mi adolescencia, cuando estaba por decidir qué carrera estudiar, en realidad no tenía ni idea de qué hacer con mi vida, ni de lo que realmente me gustaba. Decidí estudiar finanzas simplemente porque se me daba bien, pero esa no es una razón suficiente.

A pesar de que no existe una manera exacta de encontrar tu propósito, sí hay varias claves y procesos que te pueden servir para acercarte a él. Cuando lo encuentres, tendrás esa realización interna, y en tu corazón lo sabrás, incluso si tu mente empieza a ponerte trabas.

Hoy te quiero hablar de las cuatro claves que a mí me han ayudado a encontrar mi propósito de vida.

2.1. Conecta con tu esencia espiritual

El primer paso sería conectar con tu esencia espiritual y aprender a disociarte de tu propio ego, lo que te permitirá ampliar tu receptividad y acceder a esa fuente de sabiduría interna que está en ti.

Para lograrlo, es esencial tener una práctica que te ponga en resonancia con tu dimensión espiritual, y con la consciencia universal. Es allí donde encontrarás información valiosa acerca de tu verdadero propósito, y también la fuerza necesaria para empezar a manifestarlo.

Una práctica muy poderosa que te puede llevar a ese espacio es la meditación, pero independientemente de si es la meditación, una práctica física de yoga, caminar por el bosque, o escribir un diario, lo más importante es darle un carácter de ritual: algo que hagas a diario para conectar con tu esencia espiritual.

Otro aspecto importante es mantener viva la intención de actuar desde el alma, y expresar esa intención a diario. Pide, pide con sinceridad que una fuerza mayor se exprese a través de ti, que te brinde claridad, y que guíe cada uno de tus pasos.

Estás aquí para permitir que el propósito divino del universo se despliegue a través de ti. ¡Tan importante eres! Eckhart Tolle

2.2. Haz un trabajo de introspección

La siguiente recomendación es la de hacer un trabajo de introspección profunda, cuestionándote tus valores y tus ideales, qué significa la vida para ti, cuáles son tus talentos y tus dones, qué es lo que más disfrutas hacer, cuáles son tus creencias y de dónde provienen, cuáles son tus mayores miedos, cuáles son tus modelos, o las personas que te inspiran, y mucho más.

Tal vez te parezca innecesario ponerte a escribir todo eso en papel o hacer ejercicios introspectivos, pero realmente funcionan, porque te hacen parar y cuestionarte varios aspectos que pasan desapercibidos en el vaivén de tu día a día.

La introspección es una puerta hacia tu mundo interno que amplifica tu capacidad de sentir, de reflexionar y de tomar conciencia. Para cultivarla, es fundamental buscar momentos de silencio y soledad, y eliminar cualquier distracción externa.

Sólo cuando encuentres el equilibrio entre tu mundo interno y tu mundo externo lograrás vivir una vida plena.

Hay varias actividades que pueden fomentar tu proceso de introspección, por ejemplo la escritura, leer libros o realizar ejercicios de desarrollo personal, pasar por un proceso de coaching, o analizar tus actitudes, comportamientos y acciones pasadas.

La práctica integral del yoga es desde luego otra herramienta muy potente que te abre a nuevas percepciones y entendimientos acerca de ti misma, y que te ayuda a conectar con aspectos sutiles, llevándote más allá de tu mente.

introspeccion y proposito

2.3. Toma en cuenta las señales de la vida

Otra clave para acercarte a tu propósito de alma es que empieces a tomar en cuenta las señales que la vida te da. Observa todo aquello que se repite, las personas que aparecen en tu camino, la simbología de tus sueños, alguna frase que escuchas una y otra vez, etc.

La vida siempre te habla ya sea a través de personas que te hacen de espejo, a través de oportunidades y situaciones que aparecen de la nada, y a través de sincronías. Estas sincronías son señales que te guían de alguna forma, confirmándote que vas por el buen camino.

Cuando estás distraída y atrapada en tu diálogo mental las 24 horas del día, es muy difícil darte cuenta de las sincronías que la vida pone delante de ti. Para poder percibirlas, es esencial mantener tu mente relajada, y estar atenta y receptiva a todas las cosas espontáneas que surgen alrededor tuyo.

2.4. Confía en tu intuición y no trates de razonarlo todo

Tu propósito de alma no es algo totalmente racional: tiene una parte práctica en el sentido de que te ayuda a cubrir tus necesidades y vivir en este mundo, pero en realidad proviene de tu esencia, o de tu dimensión espiritual. Encontrar tu vocación implica dejarte guiar por la intuición y los instintos, sin filtrar la vida a través de tu mente.

Muchas veces la mente trata de razonarlo todo y te impide ver claramente. Incluso cuando tienes una certeza interna, o por lo menos una idea clara acerca de tu verdadero propósito, llegas a sabotearte a ti misma a través del miedo.

El miedo es una fabricación mental que puede cambiar el curso de tus decisiones e impedirte avanzar. Por otro lado, cada vez que le das voz al miedo, te niegas a escuchar los mensajes de tu alma.

En mi experiencia personal, varias veces pude observar esta batalla entre la razón y la intuición. Cuando decidí formarme en yoga, tenía una certeza interior de que ese era mi camino, y la vida me había dado muchas señales de que así era. Aun así, a veces la mente me hacía trampa, tratando de inducirme miedos y de frenarme, pero al final decidí no hacerle caso y confiar.

3. Crear desde el ego o manifestar desde el alma

Antes de seguir con los seis consejos para manifestar tu propósito desde el alma, te hablaré un poco de un aspecto que me parece muy importante: la fuente de todo lo que tú creas y atraes en tu vida.

Tal vez conozcas el libro El Secreto, la ley de la atracción, y la idea de que tienes el poder de manifestar en el plano físico. Siguiendo una serie de pasos, puedes aprender a crear conscientemente, y atraer en tu vida eso que anhelas.

Aun así, antes de manifestar tu propósito o cualquier otro deseo, lo que realmente importa es saber de dónde proviene: ¿es un deseo de tu ego o es realmente un propósito alineado con tu alma?

Darte cuenta de esto no es una tarea de blanco y negro, pero existen varias formas para averiguar si tu deseo es genuino:

  • Si tu propósito tiene que ver solamente con un objetivo personal (ganar más dinero o cambiar de ciudad), es muy probable que ese deseo provenga desde el ego. En cambio, si tu propósito surge de manera natural, y te lleva a contribuir en la vida de los demás, seguramente está originado en la esencia.
  • Tu propósito es auténtico si nace en ti misma, sin ser condicionado por influencias y expectativas ajenas.
  • Tu propósito es auténtico si está relacionado con una actividad que amas, que te permite fluir, y que absorbe toda tu atención cada vez que la llevas a cabo.
  • Tu propósito es genuino si implementarlo no te implica demasiado esfuerzo, porque realmente disfrutas lo que haces.

4. 6 Consejos para manifestar tu propósito desde el alma

A continuación, te daré algunas recomendaciones que te ayudarán a manifestar desde el alma cualquier propósito que tengas.

4.1. Sé agradecida

Cuando tienes un deseo o un propósito por cumplir, una de las cosas más importantes que puedes hacer es expresar gratitud por lo que ya tienes y eres. Al mantener este enfoque, estás permitiendo que tu propósito surja desde un espacio de contento y aprecio frente a la vida, y no desde la carencia o la necesidad de lograr esto o aquello para ser feliz.

gratitud y proposito

4.2. Ten muy claro lo que quieres

Uno de los principios fundamentales en yoga es que allá donde va la atención o el foco de tu mente, va toda tu energía. La consecuencia directa es que para conseguir algo, es súper importante dónde pones el foco, ya que a través de tu mente y de tus acciones, tienes la capacidad de crear.

Cuando existe claridad acerca de lo que quieres lograr, puedes enfocar toda tu energía en esa dirección y establecer un plan de acción concreto. Por otro lado, si no sabes claramente lo que deseas, o empiezas a dudar, dándole mil vueltas al asunto, tu energía se dispersa, alejándote de tu objetivo.

Puede ser que estés pasando por un periodo de duda o confusión y es perfectamente normal. Esto significa que aún estás en la fase de definir tu propósito. En este caso, una práctica de yoga enfocada adecuadamente te puede brindar más claridad acerca de tu situación actual.

4.3. Conéctate con tu poder

Para crear algo, primero necesitas creer en ti y conectarte con tu poder interior. Cuando encuentras tu propia fuerza, estás dispuesta a vivir según tus normas; te liberas del conformismo y de los condicionamientos de la sociedad; te muestras al mundo tal y como eres; y te atreves a expresar tu verdad sin buscar aprobación ajena.

Cumplir un gran propósito implica valentía, fe, y mucha resiliencia frente a los obstáculos que puedan aparecer en tu camino. También implica confianza en ti misma y en la vida.

Una forma fácil de conectar con tu poder interior, es recordar cada día que tu naturaleza es divina, que tienes un potencial infinito, y que todas las limitaciones que te impones están en tu mente. También puedes establecer una práctica de yoga enfocada sobre manipura chakra, tu centro de poder personal.

4.4. Suelta lo viejo y abraza lo nuevo

Otra clave para manifestar tu propósito de alma es aprender a dejar ir… Si tu agenda está cargada de actividades, objetos que atender, relaciones, costumbres y rutinas, dejas poco espacio para que lo nuevo surja en tu vida. Cuando dejas ir, te abres a recibir, y eres más receptiva a nuevas oportunidades que pueden alinearte con tu propósito.

4.5. Da pasos pequeños cada día

Tu dharma no es algo que lleves a cabo en una semana. Es el camino de una vida, y lo importante es que disfrutes este camino, sin obsesionarte con una meta final. Lograrlo implica ser paciente contigo misma y sobre todo, dividir tus grandes objetivos en pequeñas metas alcanzables a corto plazo.

metas alcanzables del proposito

4.6. Enfócate en contribuir

Vivir tu verdadero propósito de alma es uno de los mayores regalos que le puedes hacer al mundo. A través de él, te pones al servicio de los demás, y aportas tu granito de arena para construir un mundo mejor. Cuando te concentras en contribuir, más allá de cumplir con tu propia agenda personal, todo llega a ti de manera natural.

5. Conclusión

Encontrar tu dharma y manifestarlo te pone en resonancia con un propósito mayor, acelerando tu proceso de evolución personal y espiritual. Cuando realmente vives tu propósito, estás alineada con la consciencia universal, y experimentas plenitud en todo lo que haces.

Es más que nada un camino de auto descubrimiento, en el que reconoces tu valor, te conectas con tu poder, agradeces lo que ya tienes y eres, y compartes tu esencia con el mundo.